Capacidades evolutivas del intelecto

Continuando con las posibles capacidades del intelecto común, las tecnologías propician unas increíbles herramientas para estar cada vez más conectados. Ha sido todo muy rápido. Recuerdo la primera vez que a mi casa llegó un ordenador. Realmente, no hace tanto tiempo, fue en 1980. Desde entonces hasta ahora, el vértigo del cambio nos ha revolucionado a todos y ha modificado nuestros comportamientos, teniendo todos consciencia de que solo estamos en el comienzo de una auténtica revolución en la interconexión entre los seres vivos. Hablemos algo de ello.

 

2.- Internet. La red global

 Como en una ocasión escuché a un científico que hablaba sobre el mañana médico…”predictions are difficult, mainly about the future”…Es difícil saber qué va a ocurrir y difícil predecir el futuro. Son muchos los que se atreven a adelantar qué va a pasar. Los avances tecnológicos no cesan y lo hacen propicio. No podemos prever qué va a suceder, pero la imaginación ha tocado muchas veces el tema y yo siento curiosidad por hacerlo, no solo por los sueños de la humanidad por llegar a Marte y el asentamiento de la vida allí, por la conquista de las estrellas, sino también porque vivimos envueltos en el cambio tecnológico rápido y hay que pensar al respecto. Para empezar, no creo que me aventure si afirmo que un hecho mágico que ya ha ocurrido, casi sin enterarnos, es Internet y todo el avance en las comunicaciones. Recordemos que en el desarrollo de los seres vivos las células que quedaban alejadas unas de otras por el desarrollo del estroma, estaban necesitadas de mensajeros que las comunicaran, manteniendo así la identidad del ser. La vida creó para ello millones de proteínas mensajeras, conexinas y receptores de membrana que canalizaban el contacto y la comunicación intercelular. Los seres humanos, como entes aislados, siempre hemos luchado por comunicarnos. El lenguaje oral fue decisivo, la escritura si cabe más, porque perdura y porque al pensar con más lentitud la expresión, el mensaje mejora y puede hacerse más bello.

Pero ahora existe una red que une toda la humanidad y dispara sin precedentes las capacidades comunicativas entre los seres. Ya el saber es de todos y la red común dificulta los esfuerzos de los que quieren controlar a las masas. Y solo estamos en el comienzo. Una red como Internet posee unas capacidades insospechadas de comunicación audiovisual entre todos los seres humanos del planeta. Se trata de una “conexina” de incalculable valor. Con un gran uso en las nuevas generaciones y un desarrollo global, yo creo soñar un mundo en el que las grandes decisiones cuenten con la aprobación de la mayoría de los habitantes del planeta, porque sé que ya ahora somos mayoría los que exigimos un mundo mejor. Aunque Internet también facilita el desarrollo del mal, la consciencia mayoritaria es ya expresable e interactiva. Internet une a los seres porque contribuye a comunicarnos mas y mejor, a conocer y a disfrutar con los avances. Es solo un ejemplo pero, qué hubiera dado Kepler por disponer cada día en su casa de una imagen del Universo, muchas de ellas tomadas por el telescopio Hubble, y todas con detalladas explicaciones y comentarios. O este otro, qué diría Mozart si tuviera a su disposición toda la música publicada. Internet se caracteriza por generosidad en compartir disfrutes y conocimiento, algo escondido para pocos en otros tiempos.

Los estados de opinión surgen de una mayoría de pensamiento, pero hasta ahora son fácilmente manejables y creables por interesados en crear la confusión en beneficio de algo interesado. Las tendencias sociales se muestran con estadísticas, muchas de ellas manejadas con una intención. Pero la rapidez de comunicación entre los habitantes del planeta acabará con los manejos del estado de opinión. El ciudadano informado es libre de manifestar o no su opinión, pero las tendencias a través de la red serán más auténticas y los estados de opinión más reales e interesantes. Se acabará la vulgaridad informativa. Todos aprenderemos a informarnos bien. Repito, el saber es y está a la disposición de todos. La red lo favorece.

Internet. La red global
Internet une a los seres porque contribuye a comunicarnos mas y mejor, a conocer y a disfrutar con los avances.

Pero como digo, en esta visión creo que no me aventuro ya que todo el mundo la percibe. Las tecnologías de los próximos años dibujan un futuro en el que Internet, la inteligencia artificial y la tecnología de los medios convergerán para envolvernos en una nube de comunicación y datos que vincularán el mundo físico y el digital. Es posible que en los próximos años cada uno de nosotros pudiera tener una inteligencia artificial omnipresente y propia con la que manejar su propia existencia. Es más, de mi niñez solo existen algunas fotos y vagos recuerdos. Pero es que, en la actualidad, ¿Cuántas fotos, videos y registros de nuestros pequeños almacenamos?. Es claro que en el futuro el dibujo de cada vida pueda almacenarse de tal manera que quede registrada su existencia, sus comportamientos, su manera de ser y evolucionar, sus tendencias y gustos, su trayectoria en definitiva. ¿Qué valor tendrá este simple hecho?. Hay quien piensa que servirá para la creación de “humagrams” u hologramas humanos de personajes vivos o fallecidos con los que poder comunicarnos. Sus registros marcarían sus tendencias para poder respondernos en temas actuales después de muertos, hablarles, verles y casi tocarles.

La realidad aumentada y las capacidades de procesamiento nos permitirán liberarnos de la versión plana del espacio virtual y conseguir superposiciones digitales físicamente. Surgirán nuevas maneras de experimentar la realidad mixta, permitiéndonos una presencia física compartida a través del tiempo y del espacio. La tecnología y “el Internet de las Cosas” harán que surjan nuevos comportamientos en nuestra especie, claro signo de evolución. En el futuro, las máquinas serán capaces de identificar los fenómenos del mundo real para buscarlo y clasificarlo de nuevas maneras. El aprendizaje de las máquinas permitirá el etiquetado de personas, lugares y objetos en fotos, videos y audio, con lo que el nivel de conocimiento y de comunicación entre los seres distantes y con los ya desaparecidos será cada vez más amplio. Una auténtica conexina entre las células del ser en construcción. Los seres humanos acabaremos completamente envueltos en tecnología, donde todo lo que nos rodea estará a la vez recolectando, procesando información y devolviendo datos, para nuestro enriquecimiento personal. El futuro solo aguarda, aunque todo apunta a que no por mucho tiempo.

El saber es y está a la disposición de todos. La red lo favorece.
Los seres humanos acabaremos completamente envueltos en tecnología, donde todo lo que nos rodea estará a la vez recolectando, procesando información y devolviendo datos, para nuestro enriquecimiento personal.

Entrada anterior The Evolving Plan: La Telepatía, el conector mental

Pin It on Pinterest

Share This